Buscar este blog

lunes, 13 de noviembre de 2017

MENÚS DIARIOS DEL 13 AL 19 DE NOVIEMBRE


ENTRANTES:
Pochas con chipirones en su tinta
Ensalada Xató (Escarola, bacalao, bonito, anchoas y vinagreta de romesco)
Borrajas con coliflor arroz y almendra tostada
Fideua de pollo de corral al curry con ali oli de cilantro y lima
MENÚ 10€
A elegir entre un entrante o un principal del menú 15€

MENÚ 15€
Rabas de pulpo frito con puré de patata y pimentón de La Vera
Pollito picantón con patatines y chimichurri
Cachopo de ternera asturiana relleno de jamón york y queso con patata luxe y salsa brava
MENÚ 20€
Merluza fresca del Cantábrico en salsa verde

Jarrete de ternasco de Aragón con crema de calabaza y setas
Magret de pollo de corral en salsa Thai
Paletilla de ternasco
de Aragón asada al aroma de romero con patatas panadera (+ 5€ de suplemento)

POSTRES: 
Bizcocho de calabaza con helado de naranja

Arroz con leche requemado al estilo asturiano
Yogur natural con frutos rojos

Menú 15€ es de lunes a viernes al mediodía
y el menú 20€ es de lunes a domingo al mediodía

Si eres celiaco, podemos elaborar un menú adaptado

viernes, 17 de febrero de 2017

CHOQUE DE LEYENDAS

Sagan hace de Villano

Se viene, esto se pone en marcha. La Omloop nos dará en apenas unos días la bienvenida a nuestro período favorito del año; se abre la temporada de clásicas. Pero este año es especial, el año 0. Este año se da, por fin, el relevo generacional definitivo, ese del que hablamos en este mismo blog hace menos de un año.

Año 0, después de Boonen y Cancellara. Y todo empieza en Omloop, la única carrera de las piedras que la leyenda viva nunca ha sido capaz de ganar; y acabará con la carrera que le llevó a la gloria, por su quinto adoquín, o más poético, por un pedacito de cielo. En frente, la leyenda que viene, el abanderado de la nueva generación. Peter, aunque vistiendo de Dios, será el villano para muchos, aquel que encabece la oposición al hipotético quinto triunfo en el velódromo. De espectadores, Van Avermet, Stannard, Boasson Hagen, Vanmarcke, Kristoff, Degenkolb y un Tony Martin que podía haber sido gran cómplice de la quinta piedra, la que sólo un humilde australiano con apenas dos victorias como profesional pudo impedir.

Porque así son las clásicas, porque por ello las amamos y estaremos pegados a la pantalla, esperando ver las bicis rebotar en el Taienberg, el Paterberg y en Arenberg; dónde las leyendas son forjadas, y dónde luchan entre sí. Por ello: Viva Sagan, viva Boonen y viva el CICLISMO.
Resultado de imagen de trofeo paris roubaix
No es un trofeo, es grandeza

lunes, 26 de septiembre de 2016

ENECO TOUR

HERENCIA SKY

Resultado de imagen de eneco tour boasson hagenCómo suele pasar cuando se junta lluvia con las clásicas belgas, en la última etapa del Eneco vimos ciclismo de espectáculo. De ese por el que esperamos con ansia cada primavera, esa época del año dónde florecen las épicas cabalgadas y los héroes convertidos en leyenda. Pero esta vez, en Septiembre, le tocó ganar a una flor marchita, una que en su día fue bella y de la que se cantaban maravillas. Porque casualidades de la vida hacen que, a la vez que los TUE's británicos, aparezca Boasson Hagen, una obra 'made in Sky', la más horripilante, un ciclista muy querido entre los aficionados, desgraciado por su propio equipo. Por ese mal hacer de los clasicómanos convertidos en gregarios de vueltómanos, por eso que también sufre Kwiatkowski, por lo que Swift no es ni la mitad de rápido de lo que prometía. Por todo eso celebraba con rabia una victoria que vale mucho más que una etapa del Eneco, por la misma razón por la que ganar en el Mortirolo o en Alpe d'Huez vale mucho más que una etapa del Tour, ganar en Geraardsbergen, ganar en el Kapelmuur y bajo la lluvia hace grande al noruego.

Jungels fue clave en la victoria de Terpstra
En un corte producido por la caída del líder, en el que inicialmente no estaba el nórdico, Boasson Hagen saltó y alcanzó cabeza desde el grupo de Sagan, ese momento en el que el eslovaco perdió la carrera para posteriormente, en la entrevista, perder los papeles. Terpstra, con una estrategia excelente de su potente QuickStep logró su mejor victoria desde la bien recordada por el aficionado París-Roubaix 2014. Aquella debió ser la última gran clásica en la que los belgas manejaron bien su potente bloque. Y, a pesar de las evidentes diferencias entre un monumento y la etapa acontecida ayer, puedo decir: El QuickStep está de vuelta, o mejor aún, Boasson Hagen está de vuelta. Y ojalá lo confirme en abril de 2017.


El talento andante de Naesen acabó 2º con un etapón

lunes, 1 de agosto de 2016

LA MEJOR CARRERA DEL MUNDO

EL CICLISMO EN PRIMAVERA, EN VERANO, LA SIESTA

La primavera, esa época del año en que la naturaleza aflora y nos ofrece los mejores parajes del año, de la misma manera, el ciclismo florece en primavera. Cada etapa del Tour que pasaba más nos acordamos de la París-Roubaix, del Tour de Flandes o del mejor Giro de toda la historia.

Bauke I "El Sufridor"
El Tour fue día tras día una decepción y el recorrido, la climatología y las desgracias acontecidas durante el transcurso de la carrera no fueron el mayor problema. El Tour lo ganó el único que quiso mientras los demás se dedicaban a poner escusas tales como la diferencia de presupuesto o que el ritmo era alto.

La prueba de que no lo era es que todas y cada una de las etapas de montaña -excluyendo la maravilla de Bardet- fueron para la fuga. Era desolador ver como en la última etapa del Tour, con diferencias mínimas, NADIE quería ganar nada. El conformismo del pelotón nos hizo replantearnos todo. Que si menos ciclistas por equipos, que si se corra sin potenciómetros, que si no debería haber comunicación con los coches.

En mi opinión lo mejor que se podría hacer sería meter una crono por equipos de larga distancia, hablo incluso de 80 km y muchos km contra el crono individual antes de la montaña o al menos antes del último bloque.

"Siempre quise llevar uno de esos sombreros vascos"
No sé si es por los puntos UCI pero los rivales de Froome, con Nairo y su Movistar a la cabeza se plantean objetivos diferentes a ganar. Y no digo que un equipo más pequeño no se plantee hacer top 10 o top 5 pero en esta edición los ciclistas no quería ni hacer podio. Y lo peor es que si analizas la carrera ves que quien se ha movido ha ganado. Bardet, con una cabalgada impresionante ha logrado salvar el honor francés con la victoria de etapa y su 2º puesto en la general mientras el 'elegido' Thibaut Pinot lo veía todo desde el sofá de su casa. Purito, el único movimiento de la última etapa lo hizo él, entró hasta la 7ª plaza y es normal. Para ganar hay que atacar, y eso a Quintana parece que nadie se lo dijo. Y es que en el ciclismo, como en todas las carreras, el segundo es el primero de los perdedores, así es como se corren las clásicas, así se corrió el Giro y así se debería haber corrido el Tour, "la mejor carrera del mundo".

Si es cierto que Aru movió la carrera y no pudo, pero seguramente el ciclismo se lo devolverá. Sólo hay que mirar el caso Mollema, que nos ganó en este Tour. Tras quedarse, llegar al grupo y atacar. Poniendole cojones al asunto no alcanzó un buen resultado pero si ganó, ganó el aplauso de la afición que era lo que le quedaba ya que aún sin haberse movido no habría logrado nada. Y el ciclismo se lo devolvió, este mismo fin de semana, en la Clásica de San Sebastian el holandés logró la mejor victoria de su vida como se tiene que ganar una carrera de este estilo, en solitario sin que ninguna moto pudiera evitarlo.

Pero no preocuparse, el sábado vuelve el ciclismo, o esa es mi esperanza con una carrera incontrolable en la prueba en Ruta de los JJOO. Ganar o ganar, mucha gente debería estar interesada en dar espectáculo porque no pueden ganar de otra forma.

martes, 3 de mayo de 2016

LA DECADENCIA DE LAS ARDENAS

GASPAROTTO, VALVERDE Y POELS


Gasparotto dedica la victoria a Demoitié
Lo que venía siendo una temporada rara tornó en decepcionante hablando de las clásicas de las Ardenas. De los ganadores sorpresa Van Avermaet -Tirreno-, Démare -Milan San Remo- y Hayman -Roubaix- presentamos a Enrico Gasparotto, el nuevo vencedor en la colina del Cauberg. Aunque ya ganador en 2012, pocos esperábamos del ex campeón italiano cual emotiva victoria en memoria de Antoine Demoitié. Pero lo épico de su victoria no se pudo buscar en la propia carrera pues más de 30 cotas y 240 km valieron más bien de poco. El mal estado de Kwiatkowski, la lesión de Gilbert y, con Valverde haciendo amigos en Castilla y León el terreno quedó sembrado para que los segunda fila recogieran los frutos. El más fuerte de ellos, Tim Wellens protagonizó el momento más tenso de la carrera aunque bien podría haber ganado de no haber usado esa estrategia. Con un top 10 que parece de carrera continental, Orica dejó escapar una oportunidad única con sus dos bazas esprintando en paralelo, imagen de la entrega de Gerrans hacia sus compañeros. Recalcando el segundo puesto de Valgren y la cuenta que nos dimos de cuan daño hizo la falta de Gilbert en la clásica de Limburgo.

Sólo seguir el calendario nos lleva hasta la más emocionante clásica de nuestro tiempo, nótese la ironía. De nuevo un recorrido inútil para que más de 80 corredores llegaran al Muro de Huy -o debería decir muro de Valverde- en cabeza. El único combativo y amado por todos Wellens nos proporcionó de la única intentona aunque Tim, hubiese sido de utilidad no avisar tu ataque el día antes de efectuarlo. Todo quedó en nada para que Valverde siguiera ruedas hasta cruzar la línea de meta casi silbando para convertirse en el máximo ganador histórico de la prueba.

Por último, el adjetivo dado a esta temporada de rara encajó a la perfección en una Lieja en dónde, según el diario Marca por tener una cota de pavés y hacer mal tiempo los favoritos debería ser Tom Boonen y Cancellara o aquellos especialistas en las clásicas de flandes-ningún top 10 pesaba más de 70 kg- Una Bélgica nevada acogió una jornada muy dura de ciclismo. Las reservas de grasa valieron al resurgido Betancur para ser protagonista durante unos km. Así como un ataque en St. Nicolas que parecía el bueno pero, sin nadie enterderlo se paró en seco y se dejó caer incluso del pelotón. Inexplicable pero cierto, Zakarin y Rosa sacudieron el árbol pero ya cazados, se formó el grupo vencedor en la nueva Rue Naniot con un Albasini increíble, un Rui Costa tan atento como rata en los relevos, un Poels muy inteligente y un Samu que, aún siendo el más débil del grupo logró aguantar para conseguir un meritorio 4º puesto. El impresionante suizo fue muy generoso, tanto como increíble la actitud de Rui Costa quién no pasó al relevo ni en la bajada. Parecía tan concentrado en no dar relevos que olvidó que es un cazaetapas y no un líder como muchos quieren creer. Albasini, muy generoso lideró al grupo en la curva de Ans en cuya salida, Poels lanzó su aceleración. El suizo, más rápido y quizás más fuerte se vio relegado a la 2ª posición tras haber gastado tanto.

Finalmente, el gran vencedor, David y desde aquí las felicitaciones, el iluminado que apostó por Poels y se llevó 50 €. Lo mejor que han reportado las Ardenas, me quedó mejor con la última etapa de Yorkshire.

lunes, 2 de mayo de 2016

TOUR DE YORKSHIRE

EL TOUR DE YORKSHIRE POR ENCIMA DEL RESTO

LA JÓVEN CARRERA EN TIERRAS INGLESAS DEJA UN TREMENDO ESPECTÁCULO

La tarde del 1 de Mayo de 2016, día de la Madre, y por ende, domingo de ciclismo, ha traído cuatro o cinco carreras del circuito profesional ante nuestros ojos. Una carrera de un día en Alemania -cuyo nombre no logro recordar-, una etapa de la Vuelta a Asturias -con Carlos Alberto Betancur como vencedor de etapa- y tres finales de vueltas por etapas: Romandia (WT), Turquía (HC) y Yorkshire (2.1).

Servidor abordará lo acontecido en esta última. El Tour de Yorkshire, una carrera de tan reciente nacimiento que lo hizo en 2014, y que surgió del paso del Tour de Francia 2014 por esta zona británica, ha dejado en su segunda edición un brillante espectáculo en sus tres etapas de las que consta. Si bien se celebra en Inglaterra, la ASO, organizadora de la carrera y del Tour de Francia - entre otras tantas- ha tenido a bien llamarla Tour, y no... ¡Return!. Así queda claro que la idea se le ocurrió a los galos.

 No se apresuren a buscar crónicas en sus portales de ciclismo favoritos, no las encontrarán con facilidad. Si cabe en twitter, y estando al tanto en la red, podamos encontrar ítems que destacan momentazos ciclistas de lo acontecido este fin de semana entorno a la ciudad de Leeds. Solo dejaré una reflexión: Si tan World Tour es Dubai, Abu Dhabi u Omán, y tan World Tour se pretende hacer a Strade Bianche, este carrerón (ahora categoría 2.1) no debería ser menos. Por demandar que no quede.

En el corazón de Inglaterra, ahí dónde hace casi dos años el Tour descubrió este territorio, Settle, Doncaster y Scarborough han sido, en esta ocasión, las localidades final de etapa que han recibido a los ciclistas desde el día 29 de Abril hasta el 1 de Mayo. Igual la participación no era prestigiosa, formada por un puñado de equipos WT y sin sus mejores ciclistas, muchos de ellos enrolados en otras competiciones. Igual su situación en el calendario, donde coincide con, recordemos, más de cuatro carreras de igual o más valía, no es la más oportuna. O igual el día de la Madre, fecha en la que se ha disputado su última etapa y más emocionante, no ha llamado tanto la atención del aficionado/prensa como se merece.


De cualquier forma, la carrera ha dejado un tríptico que ya quisieran otras, véase: Una primera etapa de 186 km con el viento siempre en contra y con una media de, solamente, 35 km/h para un recorrido llano, con cotas, pero llano. Victoria final para el jóven Groenewegen del Lotto holandés. Una de las revelaciones de la temporada que viene pidiendo paso. Bajo el mismo paisaje verde, de frío, lluvia y carretera serpenteante -con poco que envidiar a las clásicas- se disputó la segunda etapa con final también al sprint, en unas de las volatas más completas y ajustadas de la temporada. Desde la toma del helicóptero se pudo ver un último kilómetro con alternativas en el domínio, codazos, toques y photo finish para dejar al holandés del Sky, Danny Van Poppel, como ganador de etapa. Uno de esos sprints que hacen contener la respiración al aficionado.



Por último, la tercera etapa que daba fin a esta tapada vuelta, a buen seguro decidiría el ganador final en la clasificación general. 198 km con hasta séis cotas para acabar en la costa. Adam Yates, Nicholas Roche, Steven Kruijswijk, entre otros, aparecieron en la parte final de la carrera para tratar de plasmar su nombre en el corto palmarés de la carrera. Sky dejó en cabeza a un grupo reducido de corredores formando avanicos a 50km de meta. Roche culminó el trabajo de su equipo con un ataque, al que respondieron los antes citados, y a los que más tarde se unió el dúo Turgis (Cofidis)-Voeckler (Direct-Energy). Éste último fue el único que pudo ceñirse a la rueda de Roche, que tensó la carrera en Cote de Oliver´s Mount -última cota del día, dentro de los 10 últimos kilómetros. Todo parecía digno de una clásica belga, un recital de buen ciclismo. El ciclista fránces exhibió su repertorio de muecas y gestos como acostumbra a hacer cuando es apuntado con una cámara, con el mar como testigo y con miles de aficionados en la llegada -cómo poquísimas veces se ve en una cita ciclista. Y a 300 metros de la meta, lanzó un ataque lleno de teatro pero también de fortaleza en sus piernas, al que el irlandés del Sky no pudo contestar.

 Victoria para el veterano del Direct-Energy, que sucede a Lars-Peter Nordhaug como ganador de la carrera en 2015. Victoria del ciclismo, que acumula malas noticias e incomprensibles situaciones y resultados, pero también brillantes acontecimientos como los de esta carrera en plena Inglaterra. Ganó Voecker, tan incomprensible como cuando gana cualquier otro, pero tan irrelevante el dato cuando el espectáculo es tal. Ganó el ciclismo aquel fin de semana de Julio de 2014 en el Tour, porque apostaron por llevar al pelotón ahí. Dos años más tarde, gana el ciclismo fruto de aquella apuesta. Yo, seguiría por esta línea.

martes, 8 de marzo de 2016

PARÍS-NIZA

DÉMARE SE CORONA SOBRE BOUHANNI

LA TIERRA DEJÓ UN DUELO FRANCÉS EN LÍNEA DE META

Ayer, una de las etapas más esperadas de la primera carrera WT europea del año. No había montaña, no había pavés, pero el frío, el viento y la tierra esperaban a los corredores para hacerlos sufrir como sólo ellos hacen cada día. En la parte final, un circuito con una cota y dos tramos de tierra, únicamente dos vueltas pero suficiente para vivir una gran tensión en el grupo y un sprint muy seleccionado.

En cabeza, Quemeneur, Hupond, Tronet, el campeón francés y De Gendt que, a la postre sería el más combativo del día. El belga fue el que más lejos llegó pero Sky puso un gran ritmo en la entrada a los tramos. Tinkoff se adelantó al movimiento de los ingleses y colocó a Contador en los primeros puestos. Sin llegar a los tramos, el grupo ya se había partido por el viento. Greipel, Kristoff, Gilbert y Spilak se quedaban fuera entre otros. Llegó la única cota y con ella los ataques. Perichon fue el único que hizo su ataque válido pero fue cazado justo después de cruzar meta por primera vez. Allí mismo, Matthews, Thomas y Contador esprintaron por los segundos de bonificación y, por ese orden, llegaron quedándose el pinteño sin esa pequeña ventaja. El implacable ritmo de Sky no permitió ataques hasta el segundo paso por la cota. Tras ella, el tramo de tierra con el mismo nombre propició el ataque de Gallopin, con Izagirre y Vanmarcke a rueda. Thomas en persona tuvo que cerrar el hueco y el español de Movistar pasó primero por la pancarta de la cota para convertirse en líder de la montaña.

A Sky se le habían quemado las naves y era momento de atacar. Apareció otro de los discípulos de Cancellara y, como antaño el suizo y hace dos semanas Stuyven, Theuns saltó del grupo. Cuándo parecía el ataque bueno Cannondale evitó la victoria del belga produciendo un sprint sin un Kittel, eliminado en la cota y con Gallopin y Chavanel fuera por problema mecánico. Swift, todo el día trabajando para Thomas lanzó muy pronto, a falta de más de 200 metros. Se le hizo largo al inglés y las bestias francesas aparecieron por detrás. Un poco estorbados por el fugado Démare y Bouhanni lanzaron su bicicleta con el aplastante triunfo de Démare sobre su máximo rival y excompañero que ni siquiera pudo superar a Swift. La general continúa perteneciendo a Matthews y los favoritos siguen en un pañuelo. Sólo Tony Gallopin perdió tiempo por el problema mecánico además de Talansky, Spilak.

domingo, 6 de marzo de 2016

STRADE BIANCHE

LA ÉPICA MEDIEVAL ELIGE A ESPARTACO

Este primer fin de semana de Marzo ha tenido dos eventos destacables. El sábado, Stade Bianche, y el domingo el prólogo de la París-Niza. Trataré lo acontecido en la primera, una carrera jóven - desde 2007- que cada año cobra mayor fama. Nació como categoría 1.1 y desde la temporada pasada es 1.HC. Ha cambiado en tres ocasiones de nombre, no de forma, puesto que esta carrera por la Toscana cada año mantiene la épica y aumenta el interés. No en vano, no son pocos los que reclaman que se convierta en categoría World Tour, ya sea por lo espectacular y "exclusivo" de su recorrido, por el palmarés que tiene -Gilbert, Kwiatkowski, Cancellara- o por el afán con el que la disputan los equipos WT.

Sea como sea, Stade Bianche está obteniendo un prestigio por méritos propios. Ni pavés, ni colinas ardeneras. Pistas propias de MTB para domingueros. Barro si llueve, paisajes para fotografías vistosas, y un final Assassin´s Creed. Son los mejores ciclistas, y los equipos de estos, los que, más allá de no ser una carrera de la máxima categoría mundial, ponen un empeño sinigual en ganarla, en cruzar en primera posición la meta situada entre calles medievales. Pocos puntos para el ranking, mucho prestigio y espectáculo. Cabe el clasicómano, el escalador, el croner, en definitiva, el ciclista de calidad indudable.
La primera prueba de las carreras de primavera, como comentaba Movistar Team en un tweet, esta vez partió de Siena y finalizó en la misma ciudad, como sí es habitual. Se disputó sin inclemencias climatológicas, con nueve tramos del famoso "sterrato"- 53 kilómetros de tierra de un total de 176-, amplia mayoría de ciclista italianos, y una participación de lujo: Valverde, Níbali, Sagan, Van Avermaet, Kwiatkowski, Stybar y Cancellara, que a la postre, iba a ser el protagonista, con el permiso del "peleón" Brambilla.

Precisamente Brambilla, Grivko, Bookwalter, Monfort y Puccio se escaparon del pelotón a 64 km de meta, conformando la que era la segunda fuga del día, antes hubo una más numerosa pero de menor linaje. El italiano del Sky tuvo problemas en su Pinarello durante el Monte Sainte Marie- el tramo de tierra más largo y dónde normalmente se selecciona la carrera- y tenía que abandonar la cabeza de carrera durante los más de 11 kilómetros de ascensión. Sky lanzó por delante a Lars-Petter Nordaugh, mientras Trek y Movistar mandaban en un pelotón de unos 50 ciclistas, el noruego quedó intercalado en tierra de nadie. La fuga nunca contó con más de un minuto de ventaja, y destacaba un Gianluca Brambilla que pegaba portentosos pisotones a los pedales cada vez que pasaba a relevar.

Con BMC, Lotto-Soudal, Etixx y Astana con representación en la fuga, y Movistar y Sky organizándose en el pelotón, la situación de carrera quedaba clara. A otros, como Cancellara, Ulissi o Sagan, sólo les bastaba con permanecer aforados en el trabajo de los habituales trenos de británicos y españoles. Tras el descenso y un tramo asfaltado, en el antepenúltimo sterrato a 24 de meta, Brambilla confirmó las buenas sensaciones que mostraba y soltó de rueda primero a Monfort y Grivko, y antes del penúltimo sterrato, al norteamericano Bookwalter. La velocidad atrás cortó el pelotón en pedazos, y ya sólo una veintena de favoritos optaban a la victoria.

A 19 de meta entró Brambilla como un cohete en el octavo de tierra, el Colle Pinzuto. A pocos segundos el grupo, liderado ahora por los BMC, que desde la temporada pasada lo tienen todo, y lo demuestran. Les falta un esprinter, pero hasta eso parece una ventaja. Se mueven bien. No tengo dudas.

Y entonces atacó Peter Sagan, poniendo el grupo patas arriba. A rueda, Stybar, justo detrás Cancellara. Sin duda fue el movimiento decisivo. Alcanzaron a Brambilla, formando un cuarteto en cabeza. Por detrás, pero con remotas opciones de triunfo, un selecto grupo con diez hombres con Benoot, Van Avermaet, Ulissi, Valverde... a 15", pero con poco qué hacer. El italiano 1,70 - talla S del Etixx se movió por delante again, para sorpresa de propios, extraños, y de medio Twitter. En la cima, volvió a formarse el cuarteto mientras Vakoc y Jungels, promesas del Etixx, vigilaban por detrás. Etixx tremendos: Dos delante, dos detrás. Trentin más tarde.

A 13 km de meta arrancaba el último sterrato, de 1,1 km y una pendiente máxima del 18%, pero Fabian Cancellara lo probó con un ataque en la aproximación, cuando rodaban en el llano asfaltado. Salió pronto a por él Stybar, Sagan, y Brambilla por ese orden. Gastó Espartaco una bala. Tiene munición de sobra en su último año, ya verán. Van Avermaet atacó en el grupo perseguidor a la desesperada, y a 10 km para meta la duda era si la victoria estaba delante, o si los pocos que quedaban detrás les echarían el guante.

Llegando a Siena, y mientras Sagan relevaba más que nadie, al archi-nombrado Brambilla le quedaban fuerzas para atacar, por orden de Stybar y del sentido común, no una, ¡dos veces! Consciente el conjunto Etixx de que llevar a Sagan y a Cancellara de compañeros de escapada es nefasto. La necesaria inmolación de Brambilla duró mucho; pasó con 8" de ventaja por la pancarta del último kilómetro y dejó el alma en la estrecha cuesta que conducía a meta. Cancellara, dos veces ganador de la prueba, y Stybar, vigente ganador, le dieron caza a 250 metros de la línea, con Sagan descartado. A sólo 100 metros y en una curva de noventa grados a izquierdas en la que hay que tocar el freno, Cancellara la tomó en primera posición y por la zona buena. Eso bastó para impulsarle hasta la meta, alzando los brazos y sacando tres dedos, tres victorias. Stybar pasó cabizbajo en segunda posición y Brambilla a pocos segundos.

Fabian Cancellara, único vencedor en esta prueba con más de 30 años, ha logrado aquí su tercer triunfo en Strade Bianche, hito que le ha servido para poder presumir de tener, a partir de ahora, un tramo de sterrato con su nombre, en su último año como profesional, haciendo si cabe más grande su leyenda y a la vez, dando prestigio a esta carrera de tintes épicos y de ciclismo a la antigua. Que así sea.



martes, 1 de marzo de 2016

OMLOOP Y KUURNE

EL FUTURO Y EL PRESENTE SE JUNTARON ESTE FIN DE SEMANA

El éxito local ha supuesto la tónica del finde semana a pesar de que el imponente Etixx, también belga, no haya sido capaz de manejar ambas carreras. En la Omloop, los ganadores de los premios Flandes del año pasado se convirtieron en protagonistas. Van Avermaet, mejor ciclista belga de 2015 según este galardón, resultó ganador en un sprint agónico seguido de Sagan, premiado como mejor extranjero. Y por último, completando el podium, Benoot. El joven belga también fue premiado, como mejor sub-23 nacional. Al día siguiente, en la Kuurne se notó el esfuerzo de estos hombres el día anterior. La victoria fue para Stuyven, quien fue campeón del mundo como juvenil, pero no nos vayamos por las ramas...

Con la Omloop Het Nieuwsblad se abría el esperado calendario belga, una carrera que ya describí en la entrada anterior. Para mí podría perfectamente ser World Tour sin embargo, pertenece a la categoría 1.HC pero aún así siempre nos brinda un gran espectáculo y esta vez no fue una excepción. Tras 200 km y 13 cotas con 10 sectores de adoquines una escapada de mucho nivel formada en una de las zonas más duras de la carrera dio sus frutos. Primero saltaron Van Avermaet o Benoot entre otros. Sagan criticado a veces por sus errores en la lectura de carrera saltó acertadamente entrando en el grupo bueno. En cambio, Etixx, muy mal colocado a pesar de su potente equipo, se quedó en la parte trasera de la carrera, obligado a tirar para cazar. La fuga resistió con un buen entendimiento y Rowe, Sagan, Benoot, Van Avermaet y Gougeard entraron a los últimos 3 km con 25 segundos de renta. En un sprint con las piernas muy desgastadas Van Avermaet lanzó la aceleración ganadora que Sagan no pudo seguir. Benoot entró tercero por delante de Rowe y Gougeard perdió el contacto en el sprint quedando quinto a 5 segundos. Debusschere encabezó el grupo en la llegada para finalizar 6º.


En la Kuurne-Bruselas-Kuurne vimos un espectáculo que se igualó prácticamente al de su carrera hermana gracias a un tremendo Stuyven que protagonizó una cabalgada en solitario a falta de unos 16 km para romper el sprint previsto anteriormente. Tras su fuga una escaramuza se formó con Boonen, Vermote o Van Avermaet entre otros. El pelotón tirando por detrás logró dar caza a la pequeña fuga pero no al belga de Trek que a un imponente ritmo se impuso sobre todo el mundo. El citado por Cancellara como el futuro de las clásicas nos regaló una gran carrera evitando la 6ª victoria de Kristoff que encabezó el sprint llegando 2º. Completando el podium entró Nacer Bouhanni.

Ya hace unas semanas hablamos de la evolución del ciclismo y esta generación del 90 que va a ser espectacular y a raíz de esta nueva victoria de esta generación nos vemos obligados eso sí, gustosamente de hablar de ella. Con la inminente retirada de dos leyendas como Boonen y Cancellara, Benoot encabeza un grupo de nuevos clasicómanos como Stuyven, Rowe, Gougeard, Moscon o Theuns. Se están haciendo ya con el pelotón junto a Sagan, también de los 90.

Por último algo de lo que nos nos sentimos tan orgullosos de hablar. Doeckx, el corredor de Lotto fue embestido por una moto durante el transcurso de la Kuurne otra imagen más de estos terribles accidentes que se producen cada vez más a menudo desgraciadamente. Solo pedimos un poco más dem control, límite más pequeño de motos en carrera asi como sanciones ejemplares a los causantes de estos accidentes. Os dejo el vídeo de la caída, vía YouTube dónde lo podéis consultar si no funciona este enlace.

jueves, 25 de febrero de 2016

RANKING

5 CARRERAS QUE DEBERÍAN SER WORLD TOUR

VUELTA A COLOMBIA

Abriendo la lista, la única carrera que no pertenece a la categoría .HC, la máxima categoría entre las carreras continentales. Y es que no le merece la pena porque los equipo locales no podrían ser partícipes. En cambio, si se convirtiera en WT nadie rechazaría contar con la presencia de los mejores equipos del mundo en su carrera. Además de ser la de menos categoría en esta lista, es la más difícil de introducir en la categoría reina, por ello habrá muchos detractores de esta elección para el ranking pero a muchos otros estoy seguro que les gustará. Ya sabemos como es la situación del ciclismo en Colombia y por ello somos conscientes de lo difícil que resultaría implantar una carrera World Tour allí pero desde este blog creemos que hay razones de peso para que este asunto al menos se proponga.

En primer lugar, la afición. Colombia es una cuna de grandes ciclistas y es, además, una país con una gran afición que no tienen la oportunidad de ver a los mejores ciclistas en su tierra. También cuentan con un grupo de ciclistas en el pelotón internacional de mucho nivel. Encabezados por Nairo, los colombianos son favoritos en todas las grandes vueltas. Otra razón de peso es la falta de una carrera del más alto nivel en el continente sudamericano. Tienen una gran zona para hacer una carrera ciclista de donde, en todas sus ediciones sale un recorrido muy variado. Lo que es cierto, se tendría que elegir una mejor fecha en el calendario. Al ser el hemisferio sur, estaría muy bien a principio de año, acortando el recorrido a 7 o 8 etapas dado que con más etapas los mejores ciclistas no irían allí de pretemporada. Para mí, Febrero sería una buena elección porque no se pisa con San Luis y es un mes de parón en el World Tour.

OMLOOP HET NIEUWSBLAD

Stannard contra 3 Etixx (@raulbanqueri)
Avanzando a la cuarta plaza tenemos la primera clásica. Esta vez de categoría 1.HC, la Omloop cuenta con una tradición y prestigio excepcional. Está posicionada muy bien en el calendario y cuenta cada año con una participación fantástica. Los mejores clasicómanos se citan allí para dar el pistoletazo de salida a la temporada de pavés y es que, si nos fijamos, lo especialistas en este terreno no tiene más que cuatro oportunidades de lucirse, 5 si el Tour incluye una etapa así en su recorrido. De entre todas las carreras posibles para cumplir este rol de carrera WT la Omloop es la mejor. Su recorrido es único mezclando los muros con pavés más clásicos de Bélgica y los tramos más largos y llanos, característicos de la París-Roubaix. Es una carrera que siempre nos deja imágenes espectaculares, como el año pasado, cuando Stannard superó a 3 Etixx para hacerse con la prueba en su edición de 2015. Por todo ello, la Omloop ocupa nuestra 4ª plaza.

PARÍS-TOURS

Wallays vence a Voeckler en la Avenida de Grammont
Moviéndonos al podium tenemos esta clásica francesa. A priori con un recorrido no muy llamativo pero que siempre nos deja una carrera espectacular. Sin ir más lejos, el año pasado Matteo Trentin se hizo con la victoria batiendo un récord de velocidad media no solo en esta carrera sino en cualquier carrera de más de 230 km de recorrido. La lista de participantes siempre cuenta con grandes figuras y el palmarés tiene inscrito a hombres como Freire y, en los últimos años, Van Avermaet o Degenkolb en 2011 y 2013. También su posición en el calendario es óptima, el siguiente domingo a Lombardía, cerrando el calendario europeo. Muchos de los favoritos al mundial optan por esta carrera para clausurar su temporada. Viendo el perfil, se califica como una prueba para sprinters pero no en muchas ocasiones se llega al sprint masivo. En 2014 una fuga con Jelle Wallays y Thomas Voeckler llegó a meta con la victoria para el belga del Lotto, por entonces en el Topsport Vlaanderen. En 2015 llegaron un grupo de 3, pero la carrera se rompió a falta de 220 km, es decir, solo 11 km después de comenzada la carrera. El viento suele ser protagonista y las cotas finales también. Por todo esto y por sus 109 ediciones, la París-Tours merece la máxima categoría como antaño fue, por cierto, otra carrera más organizada por ASO.

AMGEN TOUR OF CALIFORNIA
Sagan gana la general con la última bonificación

En el segundo puesto tenemos la segunda vuelta por etapas del ranking. Ha sido una difícil decisión entre esta y la primera clasificada pero finalmente la vuelta californiana tiene nuestro 2º puesto y es que no he podido encontrar ninguna pega a esta carrera. Una afición creciente en un país que no cuenta con ninguna carrera WT pero si con grandes pruebas .HC. La USA Pro Challenge y el Tour of Utah son grandes carreras pero para mí California es superior a carreras incluso del calendario internacional. Un recorrido muy variado que deja imágenes y momentos espectaculares. Como el año pasado con un sprinter como Sagan luchando en la alta montaña y ganando la carrera el último día y con "foto-finish". Además de una organización espectacular, también cuentan con una retransmisión muy buena, streaming en su página web y aplicación gratuita para móviles y tablets. Para mí muy bien posicionada en el calendario, aunque sea a la vez que el Giro, grandes corredores que no disputen la corsa rosa podrían elegir esta carrera para continuar su preparación hacia el Tour, por ejemplo. Por ello, cuentan con una buena participación, con Sagan todos los años como cabeza de cartel pero con otras estrellas. El año pasado Cavendish y Alaphilippe entre otros acompañaron al eslovaco. Situada en una época con muchas ganas de ciclismo, California es nuestra segunda posición, una carrera joven, de apenas nueve ediciones que estoy seguro, entrará en el circuito World Tour.


STRADE BIANCHE



Y por ultimo, en la primera posición, tenemos a la que probablemente todos os esperabais. Otra carrera joven que seguro, acabará en el World Tour. La Strade Bianche se ha ganado el nombre que tiene a pulso, año tras año, se ha convertido en una de las carreras más esperadas por el aficionado. La organización, la difusión y retransmisión, la participación, el recorrido... No se le puede encontrar ninguna pega a una carrera que se ha convertido en única. Sus tramos de "sterrato" dejan imágenes espectaculares así como su final en la "Piazza" de Siena. Todas sus cualidades hacen un espectáculo digno de los grandes monumentos. Entre sus protagonistas se encuentra gente como Sagan, Kwiatkowski, Valverde, Van Avermaet, Stybar o Cancellara. Organizada por RCS Sport (organizadora de Giro, Milán-San Remo, Lombardía y Tirreno) tiene una situación en el calendario excepcional, el sábado previo a París-Niza, unos días antes del inicio de Tirreno-Adriático y de hecho, muchas de las estrellas que van a la carrera de los dos mares pasan antes por la tierra blanca de la Strade que nos deja, cada año, una carrera memorable e imágenes como esta.