Buscar este blog

lunes, 13 de noviembre de 2017

MENÚS DIARIOS DEL 13 AL 19 DE NOVIEMBRE


ENTRANTES:
Pochas con chipirones en su tinta
Ensalada Xató (Escarola, bacalao, bonito, anchoas y vinagreta de romesco)
Borrajas con coliflor arroz y almendra tostada
Fideua de pollo de corral al curry con ali oli de cilantro y lima
MENÚ 10€
A elegir entre un entrante o un principal del menú 15€

MENÚ 15€
Rabas de pulpo frito con puré de patata y pimentón de La Vera
Pollito picantón con patatines y chimichurri
Cachopo de ternera asturiana relleno de jamón york y queso con patata luxe y salsa brava
MENÚ 20€
Merluza fresca del Cantábrico en salsa verde

Jarrete de ternasco de Aragón con crema de calabaza y setas
Magret de pollo de corral en salsa Thai
Paletilla de ternasco
de Aragón asada al aroma de romero con patatas panadera (+ 5€ de suplemento)

POSTRES: 
Bizcocho de calabaza con helado de naranja

Arroz con leche requemado al estilo asturiano
Yogur natural con frutos rojos

Menú 15€ es de lunes a viernes al mediodía
y el menú 20€ es de lunes a domingo al mediodía

Si eres celiaco, podemos elaborar un menú adaptado

viernes, 17 de febrero de 2017

CHOQUE DE LEYENDAS

Sagan hace de Villano

Se viene, esto se pone en marcha. La Omloop nos dará en apenas unos días la bienvenida a nuestro período favorito del año; se abre la temporada de clásicas. Pero este año es especial, el año 0. Este año se da, por fin, el relevo generacional definitivo, ese del que hablamos en este mismo blog hace menos de un año.

Año 0, después de Boonen y Cancellara. Y todo empieza en Omloop, la única carrera de las piedras que la leyenda viva nunca ha sido capaz de ganar; y acabará con la carrera que le llevó a la gloria, por su quinto adoquín, o más poético, por un pedacito de cielo. En frente, la leyenda que viene, el abanderado de la nueva generación. Peter, aunque vistiendo de Dios, será el villano para muchos, aquel que encabece la oposición al hipotético quinto triunfo en el velódromo. De espectadores, Van Avermet, Stannard, Boasson Hagen, Vanmarcke, Kristoff, Degenkolb y un Tony Martin que podía haber sido gran cómplice de la quinta piedra, la que sólo un humilde australiano con apenas dos victorias como profesional pudo impedir.

Porque así son las clásicas, porque por ello las amamos y estaremos pegados a la pantalla, esperando ver las bicis rebotar en el Taienberg, el Paterberg y en Arenberg; dónde las leyendas son forjadas, y dónde luchan entre sí. Por ello: Viva Sagan, viva Boonen y viva el CICLISMO.
Resultado de imagen de trofeo paris roubaix
No es un trofeo, es grandeza